Category : Arquitectura

arquitectura románica

Arquitectura Románica, características y obras

MMATT Arquitectos

¿Te apasiona la arquitectura románica? Conoce más sobre este estilo.

El Románico es un estilo arquitectónico vigente prácticamente en toda Europa desde el siglo XIX hasta el XII, cuando surgió el Gótico. Existen varios románicos, según la región donde se desarrollaron -como el Carolingio en Francia y Alemania, y el Lombardo, en Italia- pero todos coinciden en erigir sólidas construcciones de mampostería con volúmenes articulados y en su mayoría cerrados, con apenas pequeños vanos. Es una arquitectura basada en el arco de medio punto, por lo cual las cubiertas son limpias bóvedas de cañón corrido.

El Románico surge en la medida en que ya no sólo se parte la piedra con martillo sino que es posible tallarla en sillares regulares y aparejarla, al modo que se hace actualmente con piezas fabricadas con moldes, como los tabiques de arcilla o cemento.

Los grandes muros de carga y el arco y la bóveda son los elementos estructurales principales del Románico, pero también existen otros importantes como los contrafuertes, el abocinamiento de los vanos debido a lo grueso de los muros, y otro tipo de cubiertas logradas con armaduras de madera.

En sentido espacial, las plantas de los edificios románicos son regulares, ordenadas, y sencillas; sobre todo cuando se comparan con los estilos que vendrán con los siglos, especialmente con el Gótico.

Construcciones emblemáticas de la arquitectura románica

El Románico es el más antiguo entre los grandes estilos arquitectónicos, y en muchísimas ocasiones los edificios construidos bajo este estilo fueron renovados con los principios de los subsecuentes; en otra buena parte de los casos se abandonaron y quedaron en ruinas. Es por ello que quedan pocos ejemplos puros, en pie, y bien conservados.

Algunos de ellos, declarados Patrimonio de la Humanidad, son:

  1. La Catedral Imperial de Espira, en la región alemana de Renania-Palatinado, del siglo XI.
  2. La Catedral de Durham, en Inglaterra, de finales del siglo XI.
  3. El soberbio conjunto arquitectónico de Pisa, en Italia, construida entre los siglos XI y XII.
  4. La Catedral de Módena, en Italia, construida entre los siglos XI y XIV.
  5. La Basílica de Vézelay, en Francia, del siglo XII.
  6. La Iglesia de San Clemente de Tahull, en Lérida, Cataluña, consagrada en el siglo XII.

Al igual que la arquitectura barroca, la arquitectura románica ha logrado ganarse un lugar entre nosotros con sus bellos acabado, ¿cuál es tu favorita?

arquitectura barroca

Arquitectura Barroca, ornamentación y fantasía

MMATT Arquitectos

La Arquitectura Barroca es un estilo nacido en Italia a principios del siglo XVII. Prevaleció en Europa y América por más de un siglo y medio.

En qué se distingue la Arquitectura Barroca

Se caracteriza por un uso libre y escultural de los órdenes clásicos y la ornamentación; por la interpenetración de los espacios y su oposición dinámica; y por el efecto dramático que surge de la combinación de la arquitectura con artes decorativas como la pintura y la escultura.

El Rococó es la evolución francesa del Barroco. Se distingue por formas fantasiosas y curvas en el espacio, y una utilización profusa de la forma de la concha marina y el follaje.

El Churrigueresco es la variación española del Barroco utilizada también en el territorio de México y Perú. Se reconoce por un movimiento intenso, visible en espirales y volutas, y una ornamentación abigarrada, de manera especial en los retablos. San Francisco Javier, en Tepotzotlán, es uno de los mejores ejemplos churriguerescos.

Artistas del Barroco

El Barroco encuentra sus orígenes en el trabajo de Miguel Ángel Buonarroti. Otro arquitectos proto-barrocos son Carlo Maderno y Martino Longhi. Y los máximos exponentes del estilo sin duda son el napoletano Gian Lorenzo Bernini -autor de la Basílica de San Pedro y su Plaza, en el Vaticano, y de San Andrés en el Quirinal- y el ticino Francesco Borromini -diseñador de San Carlos en le Quattro Fontane, y San Ivo en la Sapienza.

No es casualidad que ambos sean considerados escultores, antes que arquitectos, pues en la identidad del barroco se encuentra la habilidad de crear escenas narrativas y dramáticas a través de la escultura.

La Arquitectura Barroca fue posible, en buena medida, por el desarrollo de la técnica decorativa conocida como yesería: una argamasa de cal y arena para el exterior, y de yeso para los interiores, que permitió la modelación del espacio. Así, la escultura ya no era una pieza externa, añadida, o colocada, sino que se integró a los elementos estructurales de los edificios.

Deconstructivismo

Deconstructivismo. Desarmar en la mente.

MMATT Arquitectos

Armar Diferente

El deconstructivismo es un movimiento filosófico surgido en la década de 1960, especialmente en el análisis literario. 

Cuestiona las suposiciones tradicionales que consideran que el lenguaje es capaz de representar la realidad, y hace énfasis en que un texto no tiene una referencia estable pues las palabras sólo aluden en esencia a otras palabras. 

La única aproximación posible del lector a un texto es mediante la previa eliminación de cualquier razonamiento abstracto; esto se consigue gracias a un papel activo en la definición del significado, a través de la etimología y la arqueología de las palabras.

Deconstructivismo en la arquitectura

En la base del Deconstructivismo se encuentran, progresivamente, la sospecha, la crítica, y la rebelión. Es esto lo que hereda la arquitectura: una nueva actitud iconoclasta.

Por estos motivos dice Philip Johnson, el primer laureado con el Premio Pritzker (1979) que “la arquitectura deconstructivista no representa un movimiento; no es un credo. No tiene ‘tres reglas’ de obligado cumplimiento. (…) 

El deconstructivismo es la confluencia, desde 1980, en las obras de unos cuantos arquitectos importantes, de enfoques similares que dan como resultado formas similares.”

¿Cuáles fueron esos enfoques, y cuáles las formas diseñadas y construidas que surgieron de ellos?

Parte del enfoque puede rastrearse en los referentes plásticos del deconstructivismo, entre los que se encuentra la pintura cubista y el trabajo de los arquitectos constructivistas rusos. 

El cubismo de Picasso y Braque, primera vanguardia del siglo XX, significa la ruptura definitiva con la pintura tradicional; los cubos fueron un resultado, un idioma; en el origen se trataba de una actitud: analizar (disecar, fragmentar, descomponer) y reconocer e incluir la multiplicidad de perspectivas frente al mundo. 

El constructivismo de Malévich y Ródchenko fue la revolución rusa de la arquitectura, un movimiento concentrado en romper con las normas geométricas hasta entonces vigentes, y experimentar con la irregularidad.

Enfoque

El enfoque convertido en método comenzó por la fragmentación de los edificios y la progresiva exploración del espacio y los volúmenes, principalmente en la forma exterior de los edificios.

Las formas fueron el resultado de la manipulación no rectilínea, no ortogonal, de las superficies, ahora distorsionadas, dislocadas. La apariencia de los edificios deconstructivistas es impredecible y aunque tiene algo de caótica, a su manera es controlada.

Los primeros exponentes del deconstructivismo fueron los arquitectos, en su mayoría vivos y activos hoy en día, Bernard Tschumi, Peter Eisenman, Frank Gehry, Daniel Libeskind, Rem Koolhaas y Zaha Hadid.

Arquitectura Gótica

Arquitectura Gótica, historia y estilo

MMATT Arquitectos

Conoce más de la historia de la arquitectura gótica, creadora de destacados monumentos arquitectónicos.

El Gótico es el estilo arquitectónico que surgió en Francia durante el siglo XII, y que predominó en Europa occidental hasta la mitad del siglo XVI. Se caracteriza por la construcción de grandes catedrales, con estructuras cada vez más ligeras y más altas, basadas en el arco apuntado o arco ojival, la bóveda de crucería, y ventanales ricamente decorados.

Su historia tuvo un recorrido paralelo predominante en Francia y en Inglaterra. En cada uno de estos países se reconocen tres etapas principales:

Arquitectura Gótica en Francia

  • Francés temprano (Early French style).

La primera de las tres fases de la arquitectura gótica francesa. Comprende los siglos XII y XIII. 

Se reconoce por los arcos apuntados y los trazos geométricos. Nuestra Señora de París está construida bajo este estilo.

  • Gótico Radiante (Rayonnant style).

Es la segunda fase del gótico en Francia. Comienza a finales del siglo XIII y predomina hasta bien entrado el siglo XIV. 

Utiliza ventanas circulares y tracería radial, de ahí su nombre. Su primera manifestación es la Catedral de Amiens y una de sus mejores muestras es Sainte-Chapelle de París.

  • Flamígero (Flamboyant style).

Va del siglo XIV a la mitad del XVI. Toma su nombre de la apariencia de la tracería en las ventanas. 

Los detalles son intrincados e incluso el espacio interior aparece más complejo. La Catedral de San Gaciano en Tours corresponde a este periodo del gótico francés.

Inglaterra

  • Inglés temprano (Early English style).

Es el correspondiente en Inglaterra. Destaca por las ventanas lanceoladas (altas y estrechas) y la tracería. 

Uno de sus mejores ejemplos es la Catedral de Canterbury.

  • Decorado (Decorated style).

Coincide en el tiempo con el Rayonnant. Es el momento de la tracería más rica y las bóvedas ornamentadas con mayor detalle. 

La técnica del corte, perfilado, y pulido de la piedra alcanza su esplendor. La King’s College Chapel, en Cambridge, es uno de sus mayores logros.

  • Perpendicular o Rectilíneo (Perpendicular style).

El gótico inglés culmina con su fase perpendicular y rectilínea. Es contemporáneo del flamígero francés pero contrario en cuanto a su destino geométrico en lugar de orgánico. 

Las bóvedas de abanico hacen su incursión en la arquitectura inglesa; son especialmente admirables en la Abadía de Bath.

La magia del Gótico consiste en aligerar la piedra. A pesar de estar construida casi de manera exclusiva con este material que asociamos a la solidez y el peso, la arquitectura gótica es liviana, altísima, y vertical: resulta evocadoramente celestial.

arquitecto

La contratación de un arquitecto.

MMATT Arquitectos

La carrera de arquitectura es una de las más antiguas y populares en México y el mundo. Todos tenemos algún amigo arquitecto. ¿Por qué, entonces, a la hora de iniciar un proyecto de diseño, remodelación, o construcción no acudimos a ellos? ¿Por qué son tantas las obras que no cuentan con un arquitecto?

Una cuestión de conveniencia

Existe la creencia de que contratar a un arquitecto es ocioso o que es un lujo, que encarece el proyecto. 

Una manera muy simple pero muy certera de responder a esa idea es con el refrán que dice “lo barato sale caro”. 

Con el afán de “ahorrarse” los honorarios de un arquitecto que se encargue de planear y ejecutar un proyecto constructivo, por más pequeño que sea, muchas personas están acostumbradas a ocuparse por sí mismas de las decisiones sobre la obra y la administración de la misma, o en el mejor de los casos, recurren a un contratista que sea quien reúna la mano de obra y adquiera los materiales. 

¿Por qué incurren en un error? La respuesta completa apela a razones de varios tipos: estabilidad y seguridad, durabilidad y garantía, goce y deleite, y por supuesto, economía.

Un arquitecto está capacitado para calcular estructuras contra fatiga, viento, sismos, lluvia, y los demás elementos del ambiente a los que está expuesta. 

Una obra que se realiza sin cálculos peca o por exceso o por defecto: o bien los elementos estructurales son más robustos de lo que se requiere -con lo cual se pierde espacio, tiempo, pero sobre todo dinero- o bien resultan insuficientes – y fallan frente a cargas inusuales o aparentemente inesperadas, como los terremotos o los deslaves, provocando la pérdida del patrimonio o incluso de la vida.

El contrato y el arquitecto

La contratación de un arquitecto debe incluir, como su nombre lo dice, la celebración de un contrato. 

Un contrato legal protege al arquitecto y le asegura cobrar la parte que le corresponde por su trabajo, pero también blinda al cliente: los errores que pudieran cometerse, los consabidos vicios ocultos que surgen al comenzar a habitar un espacio, deben arreglarse, y cuando hay un contrato de por medio, según sus términos, hay un responsable de corregir cualquiera de estos desperfectos. Es decir, la obra tiene una garantía.

Un arquitecto también es un especialista en términos de estética, capaz de ofrecer al cliente espacios que toman en cuenta la funcionalidad,  la comodidad -temperatura, iluminación, sonido- y el gusto -estilo, color, ambientación. Una obra que fue diseñada es una obra capaz de estimular los sentidos.

Todos estos aspectos redundan en una cuestión fundamental: la economía. 

En una entrada anterior de este blog explicamos cómo es que la economía, aunque siempre se traduce en recursos monetarios, va más allá de ellos. 

Una obra realizada por un arquitecto no tiene por qué utilizar más que los elementos, las personas, los materiales, y el tiempo necesario; pero tampoco escatima en todo esto, pues tarde o temprano habrá que reponer, sustituir, o completar. 

castillo de chapultepec

El Castillo de Chapultepec, una larga historia.

MMATT Arquitectos

AL igual que el Ángel de la Independencia, el Castillo de Chapultepec, también conocido como “Palacio y “Alcázar”, es un hito de la Ciudad de México y un referente en la historia de nuestro país. Se reconocen varias etapas en esa historia de tres siglos.

1 Casa de descanso

En el siglo XVI se construyó una casa de descanso en las laderas del cerro de Chapultepec. Ahí se alojaban los nuevos  virreyes antes de entrar triunfalmente a la capital de la Nueva España. Esa casa se vio destrozada por una explosión cercana; en vez de reconstruirla, se optó por erigir un nuevo palacio en lo alto del cerro. En 1785 comenzó su construcción, pero al poco tiempo se suspendió y la Corona quiso vender la obra sin conseguirlo. 

2 El Castillo de Chapultepec y el Heroico Colegio Militar

En 1806 el Alcázar fue adquirido por el Ayuntamiento de la Ciudad de México, y en 1833 se decidió convertirlo en Colegio Militar. Entonces se construyó el torreón que le dio su aspecto de fortaleza, y se le comenzó a llamar “Castillo”.

3 Residencia presidencial

Años después, el palacio fue utilizado como residencia del Presidente. Miguel Miramón lo habitó durante su periodo como mandatario interino.

4 Casa de emperadores

El palacio alcanzó su estado actual cuando Maximiliano de Habsburgo y Carlota residieron en él, entre 1864 y 1867. Ramón Rodríguez Arangoity se encargó de la remodelación arquitectónica y Wilhelm Knechtel de la paisajística. 

El archiduque y su esposa tuvieron sus aposentos en la cara oriente de la planta baja, la que mira a la Ciudad de México y los volcanes. Construyeron una terraza panorámica frente a sus habitaciones.

5 Observatorio Astronómico 

En 1878 se estableció en el Castillo el primer Observatorio Astronómico Nacional. En 1883 el observatorio fue trasladado a Tacubaya y el Castillo se convirtió de nuevo en Colegio Militar y casa de campo de Porfirio Díaz.

Díaz quería que el edificio fuera muestra del progreso artístico y tecnológico de México. Instaló un gran vitral en la terraza oriente de la planta alta del Alcázar, elevadores, y un boliche, en donde se proyectó por primera vez en México una obra cinematográfica en 1896.

El presidente Díaz también convirtió el bosque aledaño al Castillo en un parque público, con calzadas, arroyos, esculturas, kioskos, e incluso el lago artificial.

6 Oficinas de gobierno 

En 1916, el presidente Venustiano Carranza instaló en el palacio las oficinas del gobierno federal y la residencia presidencial.

7 Castillo de Chapultepec, Museo Nacional

En 1939 el Castillo se declaró Patrimonio Nacional y el presidente Lázaro Cárdenas lo designó sede del Museo Nacional de Historia. El presidente Miguel Ávila Camacho inauguró el Museo en 1944.

El Museo Nacional de Historia conserva la historia de México, desde la conquista de Tenochtitlan hasta la Revolución. El Museo conserva el sentido residencial que tuvo durante décadas. 

¿Qué esperas para conocer el Castillo de Chapultepec?

arquitectos mexicanos

Arquitectos mexicanos, diez décadas de arquitectura

MMATT Arquitectos

En una de nuestras entregas anteriores hablamos de la arquitectura moderna en el mundo. Entonces mencionamos obras de la década de los 20 de Mies van der Rohe y de Le Corbusier. Vamos a remontarnos a esa época para encontrar a los diez arquitectos mexicanos emblemáticos de los últimos cien años, representados por una de sus obras.

 

Grandes obras de arquitectos mexicanos

Los años veinte

Carlos Obregón Santacilia y el Departamento de Salubridad

En un México afrancesado, donde la arquitectura importante era dirigida por extranjeros y emulaba las construcciones europeas, Carlos Obregón fue de los primeros en darnos una voz propia.

El edificio de 1925 situado en Paseo de la Reforma y Avenida Chapultepec, destinado a la después llamada Secretaría de Salubridad y Asistencia, inauguró de cierto modo la arquitectura mexicana; incluyó, como se acostumbraba en el art déco, obras de artistas plásticos: Rivera, Villaseñor, y Centurión.

El espíritu expresado por Vasconcelos en La Raza Cósmica tomaba cuerpo: “buscar el desarrollo de los rasgos autóctonos de nuestro temperamento para realizar una civilización que ya no fuera copia de lo europeo, sino una emancipación espiritual como corolario de la emancipación política”.

 

Los treinta

Juan O’Gorman y las casas gemelas para Diego y Frida

Pero había que ser más drástico en la revolución cultural. Y si hubo una obra iconoclasta en la historia de nuestra arquitectura, es la casa-estudio para Kahlo y Rivera construida a principios de los años treinta.

Uno de los primeros edificios estrictamente funcionalistas en el continente y, al mismo tiempo, uno profundamente mexicano. La lección corbusiana había sido asimilada.

Entre el trabajo de los grandres arquitectos mexicanos, esta obra fue declarada Monumento Artístico en 1998, y se puede visitar en el barrio de San Ángel de la Ciudad de México.

Los años cuarenta

Mario Pani: el Multifamiliar Miguel Alemán

Le Corbusier también tenía mucho que decir sobre la macro escala; sin embargo, antes de que él construyera el afamado multifamiliar de Marsella, y cuatro veces más grande que aquél, Mario Pani concluyó el Multifamiliar Miguel Alemán.

Nueve edificios de trece pisos y seis de tres se desplantan sólo sobre una quinta parte del terreno aloja 1080 departamentos además de espacios para comercio, servicios, y un jardín de niños.

Para desarrollarlo y construirlo se formó ICA, que sería durante décadas la gran constructora de México que trabajaría con destacados arquitectos mexicanos.

 

Los cincuenta

Enrique del Moral y el Mercado de La Merced

La modernidad bien instalada y ejercida por autores talentosos, que además se dedicaban a la academia y la formación de jóvenes arquitectos mexicanos. Enrique del Moral fue uno de ellos.

El mercado de La Merced (1957), el más grande de la ciudad en sus días, cubría una superficie de 8 hectáreas, alojaba 6000 puestos, tenía lugar para aparcar 400 camiones y un área de carga y descarga para otros 140, albergaba un auditorio, 8 guarderías para un total de 1500 niños, baños públicos con 300 cabinas, y se construyó con cascarones de concreto de grandes claros en sólo 8 meses.

 

Los sesenta

El Museo de Antropología e Historia, de Pedro Ramírez Vázquez

Pedro Ramírez Vázquez es el arquitecto de las grandes instituciones de un México que se había asentado y que progresaba: la nueva Basílica de Guadalupe, el Estadio Azteca, el Museo Nacional de Antropología se convirtieron en verdaderos símbolos de la nación.

El Museo, en palabras del presidente Adolfo López Mateos, debía ser un lugar en el que “los mexicanos al salir de él, salieran orgullosos de ser mexicanos”.

Ahí se narra la herencia y la historia de México, pero el discurso debía comenzar en el edificio: una gran plaza, al modo mesoamericano, pero cubierta, ésta, por el gran paraguas de una sola columna, y un conjunto de volúmenes independientes que daban lugar a ese centro, a ese espacio abierto.

Casi sesenta años después, su arquitectura sigue vigente, hablando al presente con majestuosa dignidad.

 

Los setenta

Agustín Hernández Navarro y su Casa-Taller

En paralelo al progreso de la arquitectura institucional evolucionó el lado más privado, incluso experimental del oficio. Y a pesar de que aquellos a quienes podríamos llamar “arquitectos del Estado” hicieron sus excursos, fueron otros quienes se regodearon en otra escala y otras necesidades que les permitieron una experimentación más… expresiva. 

Uno de ellos es Agustín Hernández, un arquitecto que también encontró material para su pensamiento y su plástica en la arquitectura del México prehispánico, reconocible en sus obras.

Una de las iniciales y más audaces es su propia casa y oficina, casi masiva, casi brutalista, pero finamente erigida.

 

Los ochenta

Carlos Mijares Bracho y la Capilla del Panteón de Jungapeo

Don Carlos Mijares fue otro de los arquitectos que con el tiempo se hizo solitario; separado de la prisa del mundo, pero siempre un maestro para quienes lo rodearon.

Si Barragán y Cetto habían arraigado la modernidad a la cultura mexicana, Mijares renegó de ella en el mejor sentido: exigía -y creó- una arquitectura más sensible y más evocadora, decididamente poética. 

Como un Louis I. Kahn de nuestras latitudes, Mijares consagró los elementos arquitectónicos, consagró los materiales, y consagró la luz a una obra compleja artísticamente, solemne, casi mística… Y al mismo tiempo estrictamente práctica; diseñada de la mano de sus artífices.

En la Capilla del Pantéon de Jungapeo, en Hidalgo, con el ladrillo se construyen muros, torres, bóvedas, y también sus detalles: molduras, arcos, plataformas.

Y el entrelazado de geometrías simples provoca espacios y secuencias que provocan una experiencia arquitectónica completa.

 

Los noventa

El Plan Maestro y algunos edificios del Centro Nacional de las Artes, por Ricardo Legorreta Vilichis

Ricardo Legorreta fue un arquitecto que supo explotar y difundir la estética barraganista por todo el país hasta convertirla en un “estilo mexicano”.

Sin embargo, más allá del color y la solidez como aspectos del diseño, en Legorreta hubo un sincero interés por construir a favor de la persona y su experiencia del espacio tanto abierto como cerrado, público como privado.

En su plan maestro del Centro Nacional de las Artes -uno de los grandes proyectos salinistas- esta deleitante arquitectura accesible a todos los ciudadanos triunfó de manera rotunda.

Cincuenta años después, el CENART se sumó a Ciudad Universitaria como un gran conjunto que excede con creces su uso principal y se convierte en un enclave favorito de la gente.

 

Arquitectos mexicanos y el cambio de siglo

Alberto Kalach: La Biblioteca Vasconcelos. 

Un nuevo Gobierno pretende reafirmarse con grandes proyectos; aunque no estuvo a tiempo, la Biblioteca Vasconcelos fue una de las empresas ambiciosas de la primera administración federal alternativa. Y el proyecto es ejemplar: para su elección se convocó a un concurso internacional que contó con importantes participantes.

Un gran corte en perspectiva mostraba la genialidad de la propuesta, y le consiguió a Kalach y su equipo el encargo: una biblioteca de acero colgada y un jardín botánico, juntos, transparentes, confrontados.

La Biblioteca Vasconcelos es el proyecto más conocido del arquitecto mexicano vivo que reúne más talento y experiencia.


Del 2010 al 2019

Rosana Montiel y su Vivienda en San Mateo del Mar.

Como en todos los aspectos de la vida, abrirse camino en un mundo dominado con celo por hombres ha sido una tarea ardua para las arquitectas.

De 44 laureados con el Pritzker, sólo 6 son mujeres; la primera en recibirlo fue Zaha Hadid, apenas en el 2004; todas las demás ganadoras lo han compartido.

Estamos conscientes de la desigualdad de oportunidades, pero confiamos en un futuro más equitativo; es por ello que hemos reservado la mención de la última década concluida a una de las arquitectas mexicanas más sobresalientes.

También es intencional la elección de una pequeña obra suya, ofrecida a sus dueños en un ambiente rural y marginal como un servicio social, porque si bien es verdad que hay arquitectos, hombres, magnánimos, lo cierto es que encontramos más virtudes como ésa entre mujeres.

No queremos decir con ello que ahí radique el valor arquitectónico de su obra; pretendemos reconocer la buena arquitectura sin importar quién la crea; y la casa en San Mateo del Mar, Oaxaca es sin duda arquitectura de la buena.

La casa se encuentra en un ambiente expuesto a terremotos, ciclones, y altas temperaturas. Por ello, además de construirse sobre pilotes y con materiales flexibles, frescos, y ligeros fue circundada de vegetación. Su diseño modular, capaz de crecer, además resulta sugerente y atractivo.

Esperemos de esta década incipiente una arquitectura mexicana prolífica pero sobre todo sincera, responsable, diseñada con cariño, con oficio, y construida con rigor y honestidad.

Ahora conoces más sobre el trabajo de algunos talentosos y reconocidos arquitectos mexicanos, ¿cuál es tu favorito?

1 2 3 9

MMATT Arquitectos

Creamos espacios arquitectónicos que se adaptan a las necesidades específicas de cada uno de nuestros clientes, sin dejar de lado la innovación.

CONTACTO

Avenida de los Insurgentes Sur 863 piso 7

Ciudad de México C.P. 03810

556839 4993

555293 9525

contacto@mmatt.mx

© 2016 Desarrollado por  T7marketing