Los suburbios mexicanos: residenciales fuera de la ciudad

¿Por qué apostar por construir residenciales en las afueras de la ciudad?

Los hemos visto reflejados en series y películas como un ideal de vida en Estados Unidos: los suburbios. Esas zonas urbanas residenciales o de uso mixto frecuentemente separadas de la ciudad. Surgieron a gran escala en los siglos XIX y XX. Esto no es de extrañar pues las conexiones que los ferrocarriles crearon, facilitaban la movilidad a las afueras de las ciudades. Y después, los autos y  autopistas terminaron de favorecer los viajes. Esto es a nivel mundial, claro.

En México el acercamiento más notable a los suburbios inicialmente fue en los años 50. Aunque, claro, el resultado fue muy diferente al esperado.

La visión de Mario Pani

Mario Pani fue un arquitecto mexicano que cambió la forma de vivir para muchos mexicanos. Su emblemático Centro Urbano Presidente Alemán (conocido como el CUPA entre sus habitantes y vecinos) cambió la visión de las zonas residenciales. Su modelo de vivienda urbana revolucionó la arquitectura social y hoy por hoy sigue siendo un ícono de la arquitectura en México.

En los años 50, Pani se familiarizó con el modelo de los suburbios. Estos daban la posibilidad a sus habitantes de una vida más tranquila sin sacrificar los beneficios de las grandes urbes. Zonas verdes, escuelas, entrenamiento y más sin la velocidad y el estrés de la ciudad.

Pani quiso hacer algo similar para la clase alta mexicana con Ciudad Satélite. Sin embargo, en las primeras fases de venta del proyecto, la clase alta no lo recibió bien debido a la lejanía con la ciudad. Se bajaron los precios de casas y terrenos a cifras prácticamente de remate. Y así es como el concepto se volvió opción para la clase media: una forma de cumplir el sueño de tener casa propia. Este fue el nacimiento de las construcciones en la periferia de la ciudad que dieron origen a más suburbios en zonas como Echegaray y Lomas Verdes.

El boom de las zonas residenciales

En los sexenios de los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, crecieron las posibilidades de construir. Existió un gran boom de construcción residencial, tanto que hoy pareciera que ya no hay espacio en la Ciudad de México para seguir construyendo. Empero, esto trajo la segunda oleada de grandes zonas residenciales en la periferia. Bellos condominios horizontales en los estados adyacentes empezaron a aparecer.

Así, zonas como Tizayuca, Juriquilla, Pachuquilla y similares comenzaron a florecer. Estas zonas residenciales se encuentran en lo que aún se cataloga como provincia, aunque la mancha urbana va creciendo a pasos agigantados.

Ventajas de vivir en suburbios

Por supuesto, existen algunos detractores de esta tendencia. Al ser la Ciudad de México el centro de las actividades económicas (centralización del poder), los habitantes de los suburbios pasan gran parte de su día transportandose. Esto se ve como un gran contra debido al estrés que el traslado diario representa, ya sea en vehículo propio o transporte público.

Sin embargo, muchas familias prefieren migrar a los suburbios por dos razones principalmente: costos y una mejor calidad de vida para sus hijos. Las zonas residenciales de la periferia ofrecen espacios más amplios, así como mayor creatividad arquitectónica

Asimismo, entre las ventajas de los suburbios mexicanos se cuentan:

  • Rentabilidad: El precio de una residencia a las afueras de las ciudad es mucho más económico, lo que facilita comprar una casa.
  • Tranquilidad: El ritmo acelerado de la Ciudad no se extiende a las afueras.
  • Espacios verdes: La incorporación de la naturaleza es una parte importante en la construcción de condominios.
  • Privacidad: Al tener más espacio, se tiene un ambiente más privado que permite que las familias con mascotas y niños jueguen y disfruten sin molestar a los vecinos.
  • Seguridad y vigilancia: Los condominios suelen estar cerrados, lo que brinda seguridad y libertad a sus habitantes. 
  • Calidad del aire: En general, al alejarse de una ciudad, el aire está menos contaminado, lo que brinda una mejor calidad de vida y habitantes menos propensos a enfermedades respiratorias.

Actualmente, en MMATT apostamos por las construcciones en los suburbios mexicanos. Este concepto de vivienda nos permite ganar a ambas partes. Mientras nosotros los arquitectos tenemos más libertad de diseño, los habitantes reciben habitabilidad a los mejores precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_MXEspañol de México
× Atención Exprés